Sidra de Seronda

Sidra natural ecológica

Tradición Familiar

La actividad en el Llagar ha estado siempre ligada a la familia. Desde bien pequeños y desde hace generaciones, todos los miembros de la familia se involucran en todo el proceso de elaboración, desde el otoño con la recogida de la manzana y la mayanza en la prensa de la magaya hasta el embotellado en primavera.

Las nuevas generaciones siempre han crecido junto a la pumarada y en casa siempre se dispuso de un llagar de madera para elaborar sidra con las manzanas de la pomarada familiar. Así lo ha sido y seguirá siendo en una parroquia en que cada casa contaba con su propio llagar. Una herencia que se ha trasmitido desde la primera generación hasta la actual.

Con el paso del tiempo los métodos manuales tradicionales de elaboración se mantienen, pero los materiales cambian. Los llagares de madera se sustituyen por modernas prensas de de acero, los tradicionales mayos se sustituyen por trituradoras eléctricas y los barriles de roble y castaño dan paso a las cubas de inoxidable.

Pequeños cambios que nos permiten obtener producciones limitadas elaboradas con el mismo mimo y cuidado de siempre, a la vez que se obtiene un producto de la más alta calidad sin perder la esencia de la sidra casera familiar de siempre.

Sidra Pinón

La adaptación del manzano a lo largo de los tiempos en los terrenos y microclimas de la región, nos permite disfrutar hoy de un amplio legado de variedades autóctonas de manzana de sidra. El cultivo según técnicas de agricultura ecológicas respeta esta evolución natural y nos permite obtener una manzana de calidad de la forma más saludable.

Esta manzana, se selecciona a mano y se elabora en nuestro lagar según el método tradicional, siempre bajo el estricto control del Consejo de la Producción Agraria Ecológica (COPAE). El resultado es una sidra compleja con toques a fruta acompotada y buen vaso.

SIDRA DE ASTURIAS, PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD

Desde Sidra de Seronda queremos mostrar nuestro apoyo al proyecto para lograr la inclusión de la "Cultura Sidrera Asturiana" dentro de la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.